En este momento estás viendo El discurso narrativo: definición y ejemplos

El discurso narrativo es una herramienta fundamental en la literatura, el cine y cualquier medio que busque contar una historia. A través de la narración, se pueden crear mundos imaginarios, transmitir ideas y emociones, y conectar con el público de una manera única y poderosa.

En este artículo, exploraremos los elementos clave del discurso narrativo, desde la estructura básica hasta los diferentes tipos de narrador y las técnicas utilizadas para generar tensión y mantener el interés del lector o espectador.

Si eres un escritor, cineasta o simplemente un aficionado a las historias, este artículo te brindará una comprensión más profunda y completa del discurso narrativo y cómo utilizarlo para crear historias efectivas e impactantes.

Elementos del discurso narrativo Definición Ejemplo
Personajes Los seres ficticios o reales que actúan en la historia. En la novela “El Quijote”, los personajes principales son Don Quijote y Sancho Panza.
Escenario o ambiente El lugar y época donde se desarrolla la historia. En la novela “Cien años de soledad”, el escenario es el pueblo ficticio de Macondo en Colombia, a lo largo de varias décadas.
Trama La secuencia de eventos que componen la historia. En la película “El Padrino”, la trama sigue la historia de la familia mafiosa Corleone y su lucha por el poder.
Punto de vista La perspectiva desde la cual se cuenta la historia. En la novela “Lolita”, el punto de vista es el del protagonista, Humbert Humbert.
Narrador La voz que cuenta la historia. En la novela “Moby Dick”, el narrador es Ishmael, un marinero que se une a la tripulación del barco ballenero Pequod.
Tiempo La duración y orden de los eventos en la historia. En la obra de teatro “Romeo y Julieta”, la historia ocurre en un período de varios días en la ciudad de Verona.
Clímax El punto culminante o más intenso de la historia. En la novela “1984”, el clímax ocurre cuando el personaje principal, Winston Smith, es torturado y finalmente se somete al control del estado totalitario.

¿Qué es un discurso narrativo? ¿Alguna muestra?

El discurso narrativo es aquel que cuenta una historia, ya sea real o ficticia, a través de un narrador que puede ser un personaje o una voz omnisciente. En este tipo de discurso, se utilizan recursos literarios como la descripción, el diálogo y la caracterización de personajes para crear una trama y un ambiente que atrape al lector.

Leer también:  El amor: definición y ejemplos

Una muestra de discurso narrativo puede ser el libro “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez, en donde se narra la historia de la familia Buendía a lo largo de varias generaciones en el pueblo ficticio de Macondo. También podemos encontrar discurso narrativo en películas como “El Padrino” de Francis Ford Coppola, en donde se cuenta la historia de la familia Corleone y su lucha por el poder en el mundo del crimen organizado.

¿Cuáles son las características del discurso narrativo?

Las características del discurso narrativo son las siguientes:

Narrador: El discurso narrativo es contado por un narrador que puede ser un personaje dentro de la historia o un observador externo. El narrador es el encargado de contar la historia y puede tener diferentes puntos de vista.

Personajes: En el discurso narrativo, los personajes son los que llevan a cabo la acción y son el centro de la historia. Los personajes pueden ser planos o redondos, dependiendo de la profundidad con la que se describan.

Tiempo: El tiempo en el discurso narrativo puede ser lineal o no lineal. La historia puede contarse de manera cronológica o saltar en el tiempo, dependiendo de la intención del narrador.

Espacio: El espacio en el discurso narrativo se refiere al ambiente en el que se desarrolla la historia. El espacio puede ser real o imaginario y puede tener un papel importante en la historia.

Trama: La trama en el discurso narrativo es la secuencia de eventos que conforman la historia. La trama puede ser simple o compleja y puede tener diferentes giros y sorpresas.

Estilo: El estilo en el discurso narrativo se refiere a la manera en que se cuenta la historia. El estilo puede ser sencillo o elaborado, dependiendo de la intención del narrador.

Leer también:  El ensayo crítico: desentrañando la globalización

Estas características se combinan para crear una experiencia única y emocionante para el lector o el espectador.

¿Cómo se compone un discurso narrativo?

Un discurso narrativo se compone de tres elementos esenciales: la introducción, la trama y el desenlace.

La introducción es el primer momento del discurso narrativo y su función es la de presentar a los personajes y el escenario donde se desarrollará la historia. Es importante que la introducción sea atractiva para el lector y que despierte su interés por conocer más sobre la trama.

La trama es el desarrollo de la historia y es donde se presentan los conflictos y los obstáculos que los personajes deben superar para alcanzar sus objetivos. Es importante que la trama sea coherente y tenga un ritmo adecuado para mantener la atención del lector.

El desenlace es el momento final del discurso narrativo y es donde se resuelven los conflictos presentados en la trama. Es importante que el desenlace sea satisfactorio para el lector y que se cierren todas las incógnitas presentadas a lo largo de la historia.

¿Cómo empezar un relato de forma efectiva?

Empezar un relato de forma efectiva es esencial para captar la atención del lector desde el primer momento. Una manera de lograrlo es comenzar con una frase impactante que despierte la curiosidad. Por ejemplo, “No esperaba que mi vida cambiara en un segundo”, o “El día que conocí a mi peor enemigo, pensé que sería el fin de mí”.

Otra forma de empezar un relato de forma efectiva es introduciendo al protagonista de una manera interesante y única. Por ejemplo, “Ella era la única persona en el mundo que podía caminar sobre el agua”, o “Él tenía un don especial para comunicarse con los animales”.

Leer también:  Descubre el mundo de la comedia: definición y ejemplos

También se puede empezar un relato de forma efectiva estableciendo de inmediato el tono y el ambiente de la historia. Por ejemplo, “La lluvia caía sin piedad sobre la ciudad, mientras yo caminaba por las calles vacías en busca de respuestas”, o “El calor sofocante de la selva era insoportable, pero sabía que no podía detenerme hasta encontrar lo que buscaba”.

Lo importante es despertar la curiosidad y captar la atención del lector desde el primer momento.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.