En este momento estás viendo Conectores discursivos: definición y ejemplos

Los conectores discursivos son palabras o expresiones que se utilizan para establecer relaciones entre las distintas partes de un texto, ya sea para unir ideas, contrastarlas o simplemente organizarlas. Estos elementos son fundamentales en la cohesión y coherencia de cualquier texto, ya que permiten al lector seguir el hilo argumental de manera clara y ordenada. En este artículo, exploraremos los distintos tipos de conectores discursivos y su función en la estructura del texto.

Conector Discursivo Función Ejemplo
Adición Añade información a lo que se está diciendo Además, también, asimismo, igualmente
Comparación Establece una relación de semejanza o diferencia entre dos elementos Como, de la misma manera, así como, en comparación con
Contraste Establece una relación de oposición entre dos elementos Pero, sin embargo, no obstante, por el contrario
Causa Indica la razón o motivo de un hecho o situación Porque, ya que, puesto que, debido a
Consecuencia Indica la consecuencia o resultado de un hecho o situación Por lo tanto, así que, en consecuencia, por consiguiente
Ejemplificación Proporciona un ejemplo para ilustrar lo que se está diciendo Por ejemplo, como, tal como, uno de ellos es
Explicación Proporciona una explicación o aclaración sobre lo que se está diciendo Es decir, en otras palabras, esto es, en resumen
Secuencia Indica la secuencia o orden de los hechos o situaciones Primero, después, luego, finalmente

¿Qué son los conectores discursivos? Ejemplos.

Los conectores discursivos son palabras o grupos de palabras que se utilizan para unir ideas dentro de un texto o discurso, estableciendo relaciones lógicas entre ellas y permitiendo que el mensaje sea más coherente y comprensible para el receptor.

Leer también:  El arte de la entrevista: definición y ejemplos

Algunos ejemplos de conectores discursivos son:

Conectores de adición: se utilizan para añadir información o ideas a lo ya expresado. Ejemplos: además, también, igualmente, asimismo, por otro lado, etc.

Conectores de contraste: se usan para establecer una oposición entre dos ideas. Ejemplos: pero, sin embargo, no obstante, aunque, por el contrario, etc.

Conectores de causa y efecto: se emplean para señalar la relación de causa y efecto entre dos ideas. Ejemplos: porque, ya que, puesto que, por consiguiente, como resultado, por lo tanto, etc.

Conectores de tiempo: se utilizan para indicar la secuencia temporal de los hechos. Ejemplos: antes, después, posteriormente, finalmente, mientras tanto, etc.

Conectores de orden: se usan para ordenar o enumerar las ideas. Ejemplos: en primer lugar, en segundo lugar, por último, por otra parte, etc.

Conectores de explicación: se emplean para aclarar o explicar una idea. Ejemplos: es decir, en otras palabras, esto es, en resumen, etc.

La utilización adecuada de los conectores discursivos es fundamental para lograr una comunicación clara y coherente, permitiendo que las ideas se relacionen entre sí de manera adecuada y evitando confusiones para el receptor del mensaje.

¿10 tipos de conectores discursivos?

De acuerdo a la Real Academia Española, existen 10 tipos de conectores discursivos que se utilizan en la lengua castellana para enlazar diferentes ideas dentro de un texto. Estos son:

1. Conectores de oposición: se utilizan para contrastar dos ideas o situaciones, como por ejemplo: “sin embargo”, “no obstante”, “por el contrario”.

2. Conectores de causa: se utilizan para indicar la razón o motivo de algo, como por ejemplo: “porque”, “ya que”, “debido a que”.

3. Conectores de consecuencia: se utilizan para indicar la consecuencia de algo, como por ejemplo: “por lo tanto”, “así que”, “por consiguiente”.

Leer también:  Fuentes primarias y secundarias: definiciones y ejemplos

4. Conectores de tiempo: se utilizan para indicar el tiempo en el que se desarrollan las acciones, como por ejemplo: “antes”, “después”, “mientras”.

5. Conectores de lugar: se utilizan para indicar el lugar en el que se desarrollan las acciones, como por ejemplo: “allí”, “aquí”, “cerca de”.

6. Conectores de adición: se utilizan para sumar información a lo que se está expresando, como por ejemplo: “además”, “también”, “asimismo”.

7. Conectores de explicación: se utilizan para explicar o aclarar algo, como por ejemplo: “es decir”, “en otras palabras”, “osea”.

8. Conectores de comparación: se utilizan para comparar dos ideas o situaciones, como por ejemplo: “igualmente”, “así como”, “de la misma forma que”.

9. Conectores de condición: se utilizan para indicar una condición necesaria para que se cumpla una situación, como por ejemplo: “si”, “en caso de que”, “a menos que”.

10. Conectores de finalidad: se utilizan para indicar la finalidad de algo, como por ejemplo: “para que”, “con el fin de que”, “a efecto de que”.

¿Conoces los conectores más utilizados en español?

¡Por supuesto! En español, los conectores son palabras o frases que se utilizan para unir ideas y dar coherencia a un texto o discurso. Algunos de los conectores más utilizados son:

Además: se utiliza para añadir información o dar continuidad a una idea previamente expresada. Ejemplo: “Me gusta ir al cine los fines de semana. Además, me encanta comer palomitas.”

Por otro lado: se utiliza para introducir una idea contraria o distinta a la anterior. Ejemplo: “Me encanta el verano, pero por otro lado, también disfruto del invierno.”

Ejemplo: “”

Por ejemplo: se utiliza para ilustrar una idea concreta. Ejemplo: “Me gusta viajar a lugares exóticos, por ejemplo, a Tailandia.”

Leer también:  Acento diacrítico: definición y ejemplos

Asimismo: se utiliza para añadir información adicional a lo ya expuesto. Ejemplo: “Me gusta hacer deporte, asimismo, también me gusta leer.”

En primer lugar/en segundo lugar: se utilizan para enumerar distintas ideas. Ejemplo: “En primer lugar, me gustaría hablar de mi experiencia en el extranjero. En segundo lugar, hablaré sobre mi formación académica.”

Estos son solo algunos de los conectores más comunes en español. Utilizarlos adecuadamente puede mejorar la calidad de tu discurso o escrito.

¿Cómo detectar conectores discursivos?

Los conectores discursivos son palabras o expresiones que se utilizan para establecer una relación lógica entre diferentes partes de un texto. Identificar estos conectores es fundamental para poder comprender el mensaje que se quiere transmitir y para poder estructurar de forma coherente nuestras propias ideas al escribir.

Para detectar los conectores discursivos en un texto, es importante prestar atención a ciertos elementos clave:

1. Palabras de transición: Son aquellas palabras que se utilizan para establecer una relación entre dos ideas, como por ejemplo “sin embargo”, “por otro lado”, “en primer lugar”, etc.

2. Repetición de palabras: A veces, se utilizan las mismas palabras varias veces en un texto para establecer una relación entre diferentes ideas. Esta repetición puede ser explícita, como por ejemplo cuando se repite una misma palabra en diferentes frases, o implícita, cuando se utiliza una palabra relacionada con el tema principal del texto.

3. Marcadores textuales: Son expresiones que se utilizan para señalar una idea o para introducir una explicación, como por ejemplo “es decir”, “por ejemplo”, “en otras palabras”, etc.

4. Empleo de conjunciones: Las conjunciones son palabras que se utilizan para unir dos ideas en una misma frase o en diferentes frases. Algunos ejemplos de conjunciones son “y”, “o”, “pero”, “porque”, etc.

Al identificar estos elementos, podremos comprender mejor la relación entre las diferentes partes del texto y estructurar nuestras propias ideas de forma coherente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.