En este momento estás viendo Animales con respiración cutánea: definición y ejemplos

Los animales con respiración cutánea son aquellos que obtienen el oxígeno necesario para su metabolismo a través de su piel o superficie corporal. Este tipo de respiración es común en animales acuáticos como las ranas, salamandras y algunos peces, así como en ciertos invertebrados como los gusanos de tierra y las sanguijuelas.

La respiración cutánea es un proceso importante para estos animales, ya que les permite obtener oxígeno incluso cuando no pueden respirar por sus pulmones. Sin embargo, también presenta desafíos únicos, ya que la piel debe mantenerse húmeda para permitir el intercambio gaseoso y evitar la deshidratación.

En este artículo, exploraremos más a fondo los animales con respiración cutánea, sus adaptaciones y cómo se relacionan con su entorno. ¡Sigue leyendo para descubrir más sobre estos fascinantes seres vivos!

Animal Respiración Cutánea
Rana
Salamandra
Gallipato
Trucha No
Pulpo
Calamar
Caracol
Lombriz
Tortuga No
Lagarto No
Serpiente No

¿Animales con respiración cutánea y branquial?

Los animales que presentan respiración cutánea y branquial son aquellos que utilizan tanto la piel como las branquias para obtener y procesar el oxígeno necesario para su supervivencia.

Entre ellos podemos encontrar a los anfibios, como las ranas y los sapos, que presentan una piel altamente vascularizada que les permite respirar por difusión. De esta manera, el oxígeno pasa a través de su piel y llega directamente a su torrente sanguíneo.

Por otro lado, en el caso de los peces, las branquias son las encargadas de realizar el intercambio gaseoso. Estos órganos presentan una gran cantidad de vasos sanguíneos que permiten la absorción del oxígeno disuelto en el agua.

Leer también:  Explorando los valles: definición y ejemplos

Es importante destacar que la respiración cutánea y branquial es característica de estos grupos de animales, ya que en la mayoría de los casos no son capaces de obtener suficiente oxígeno a través de la respiración pulmonar.

¿Qué animales tienen traqueas para respirar?

Los animales que tienen traqueas para respirar son aquellos que pertenecen a los grupos de artrópodos (insectos, arañas, escorpiones, etc.) y algunos grupos de anélidos como las lombrices de tierra y las sanguijuelas.

Las traqueas son tubos internos que transportan el oxígeno directamente a las células del cuerpo, sin necesidad de pasar por un sistema circulatorio. Este tipo de respiración se conoce como respiración traqueal y es muy eficiente en animales pequeños, ya que les permite obtener oxígeno rápidamente.

Los artrópodos tienen un sistema de traqueas muy especializado, con aberturas llamadas espiráculos en su cuerpo que les permiten controlar la entrada y salida de aire. Algunos insectos, como las mariposas, tienen espiráculos adaptados para absorber oxígeno del aire a través de las antenas.

En cambio, los anélidos tienen un sistema de traqueas más simple, con pequeños poros en su piel que les permiten respirar. Estos poros se llaman parapodios y también se utilizan para la locomoción.

¿Cómo respiran las ranas?

Las ranas respiran a través de su piel, un proceso conocido como respiración cutánea.

Este tipo de respiración es posible gracias a la presencia de pequeñas estructuras en la piel de la rana llamadas “papilas dérmicas”. Estas estructuras son ricas en vasos sanguíneos y permiten el intercambio de gases entre el ambiente y la sangre de la rana.

Las ranas también tienen pulmones, pero su respiración cutánea es más eficiente ya que les permite absorber oxígeno directamente del agua o del aire sin tener que utilizar energía para inhalar y exhalar.

Leer también:  El COVID-19 en ensayo: definición y ejemplos

Es importante mencionar que las ranas necesitan mantener su piel húmeda para poder respirar de manera adecuada. Si su piel se seca, su capacidad de absorber oxígeno disminuye y pueden sufrir problemas respiratorios.

¿Cómo respiran los anélidos?

Los anélidos respiran a través de su piel, en un proceso conocido como respiración cutánea.

La piel de los anélidos es delgada y húmeda, lo que les permite absorber el oxígeno del agua o del aire circundante y eliminar el dióxido de carbono.

El proceso de respiración cutánea en los anélidos se produce gracias a la presencia de capilares sanguíneos en la piel, que transportan el oxígeno y el dióxido de carbono hacia y desde las células del cuerpo.

En algunos anélidos, como las lombrices de tierra, la piel está cubierta de pequeñas protuberancias llamadas setas, que aumentan la superficie de la piel y permiten una mayor absorción de oxígeno.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.